Semana 2

Lunes:

¡Buenas noticias! Me llamaron para el trabajo en el callcenter, debía ir ese mismo día para la capacitación, la cita estaba pautada para las 4:00 p.m.

Martes:

Me desperté temprano para ir al trabajo, me vestí con toda la artillería para el frío que sabía debía estar haciendo afuera, efectivamente hacía un frío impresionante, llegué al trabajo temprano, no me perdí, cada vez le agarraba más el hilo a las calles de Santiago.

Las primeras cinco llamadas fueron un desastre, tener que decir “Don” me chocaba demasiado y aunque práctique mucho el dialogo, me enrede demasiadas veces, el primer día no me toco (con suerte) atender a ningun cliente molesto ni demasiado insatisfecho, no estuvo mal, la meta eran 80 llamadas diarias pero solo hice 60 ya que la mitad de el día el sistema se estuvo cayendo y no pudimos trabajar de forma eficaz, me fui a pie nuevamente hasta mi departamento muriendo de hambre, pero antes de llegar pase por un Lider (supermercado) y compré unos Croissants (cachitos, medialunas) ya que venían en un envase de plastico y necesitaba uno para llevarme el almuerzo, me costó una luca.

Este día lave por primera vez, con suerte en mi departamento tenemos lavadora así que no gasto dinero en eso pero igual debo gastar para secar, me fui a secar la ropa, eran las 11:30 p.m, cuando llegué ya la lavandería estaba cerrada y tendría que espera hasta que abriera al siguiente día.

Miércoles:

Me fui al trabajo, esta vez las llamadas fueron por mucho mejor, ya dominaba completamente el dialogo y aunque esta vez sí me tope con gente molesta, lo supe controlar, sin embargo me estaba sintiendo cada vez peor, la fiebre estaba regresando, me quedaba afónica cada cierto rato y era más tos que persona.

Supe que debía irme de allí ese mismo día, no podía trabajar en un lugar donde me pagaran menos de sueldo minímo (sueldo líquido), no me facilitaran una oferta laboral para poder sacar mi permiso de trabajo y además que me enfermara y el sueldo tuviera que usarlo para curarme y quedar por siempre en ese ciclo. Enfocaría toda mi energía en buscar un mejor trabajo.

Jueves:

Caminé toda Providencia buscando trabajo (son ocho estaciones de metro), fui a Lastarrias, Bellas Artes y aproveche subir el cerro Santa Lucía, disfrute de un mirador donde pude ver toda la ciudad.

Sábado:

Fui al cine con un amigo y vimos una película chilena (Madre) mala, malisíma, no la vean…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: